Constantino a Teodosio: el cristianismo lícito y oficial


El Ictus es el pez que simbolizaba a los primeros cristianos, significa: Jesús, Cristo de Dios, Hijo y Salvador.

El emperador Teodosio I (378-395), al que los cristianos calificaron de Grande, ha pasado a la Historia como el prototipo de gobernante fanático, al imponer el credo de Nicea como la única religión oficial del Imperio Romano, que él administró todavía unido.

La declaración del cristianismo como religión única del Imperio Romano fue el resultado de un largo proceso, que avanzaba lentamente desde el supuesto Edicto de Milán, promulgado por Constantino y por Licinio (el 313), que considera religio licita al cristianismo. En la actualidad se supone que el Edicto de Milán nunca debió existir, ya que ningún autor de la Antigüedad lo ha conservado. Lo único que hicieron Constantino y Licinio, cuando a finales de enero del 313 se reunieron en Milán, fue rectificar la política religiosa emprendida, poco antes de morir, por Galerio en su edicto de tolerancia (el 313). Edicto que también habría sido firmado por Constantino y por Licinio.

Es necesario conocer, siquiera sea a grandes rasgos, la política seguida por los emperadores desde Constantino a Teodosio, para valorar en su justa medida las disposiciones emanadas por este último emperador.

Poco después de la victoria sobre Majencio en el Puente Milvio de Roma en 312, Constantino empezó a promulgar una serie de leyes favorables a la Iglesia. Ordenó devolver a las comunidades cristianas sus bienes confiscados, disposición que no se menciona en el Edicto de Galerio, y que ya había tomado Majencio en el caso de la comunidad cristiana de la capital del Imperio, y antes Galieno (253-268). Escribió dos veces a Amullino, procónsul de África (cartas enviadas, respectivamente, en enero de 313 y con anterioridad al 15 de abril del mismo año) con el fin de que librara a los clérigos cristianos de las cargas públicas, para que atendieran mejor a su sagrado ministerio.

Esta ley se extendió a Italia en el año 319 (C. Th. XVI. 2,2). En la práctica significaba que el Estado romano reconocía al clérigo cristiano idéntica situación que al pagano. Estas dos leyes, conservadas en el Código de Teodosio (XVI. 2.1 y 2), datan de octubre del 313.

José María Blázquez Martinez, “El Cristianismo, religión oficial”.

[Publicado previamente en: Historia 16, año XXI, 1997, 56-65 (también en J.M.ª Blázquez,El Mediterráneo y España en la antigüedad. Historia, religión y arte, Madrid 2003, 640-653). Versión digital por cortesía de los editores (Historia 16) y de autor, como parte de suObra Completa, bajo su supervisión y con la paginación original].

About these ads

Acerca de Rodrigo Pérez

Profesor de Historia UDLA Estudiante de Magister en Historia Mención Historia Universal UAI
Esta entrada fue publicada en Cristianismo, Religión, República y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Constantino a Teodosio: el cristianismo lícito y oficial

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s