Bienvenida

Estimados internautas,

Mi nombre es Rodrigo Pérez, profesor de Historia, Geografía y Educación Cívica de la Universidad de las Américas.

Este es un proyecto que conformó mi seminario de titulación configurado en una propuesta didáctica para la enseñanza del Mundo Clásico. En este portal aloja una serie de materiales dedicados al proceso de enseñanza y aprendizaje de esta temática, principalmente para la investigación: una selección importante de documentos de historiadores connotados y fuentes clásicas para llevarla a cabo.

A los alumnos: esta es una buena oportunidad para aprender a investigar, seleccionar textos y en definitiva conocer lo que significó Grecia y Roma como cuna de la civilización Occidental. Un legado maravilloso que nos involucra a todos, en palabras de un historiador: somos más griegos de lo que queremos admitir. 

A los docentes: el trabajo en este blog es para compartir la información, utilizar el buscador que tiene esta web ayudará a seleccionar fuentes de manera rápida para construir su propio material pedagógico o utilizar las actividades acá propuestas, además de poder utilizarlo en clases digitales si lo estiman conveniente.

Por último, también este blog es de ayuda a los estudiantes universitarios de pre-grado, en la esperanza de colaborar en su formación en los estudios clásicos. El material acá es de autores reconocidos y especialista en el tema, las fuentes resultarán de mucha ayuda también.

Debo advertir que la información alojada acá es para ser leída, reforzar la comprensión de lectura y proporcionar diferentes visiones de las temáticas de la anüedad clásica, bajo ningún motivo es para copiarla directamente.

Saludos y que el clic hecho en el link de helenosylatinos no sea en vano.

Rodrigo Patricio Pérez Vidal

Profesor de Historia, Geografía y Ed. Cívica

Publicado en Introducción | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 4 comentarios

Jenofonte sobre la constitución de los atenienses

Portada de la Constitución de los Atenienses, de Jenofonte

Portada de la Constitución de los Atenienses, de Jenofonte

Pues bien, sobre el sistema político de los atenienses, el que hayan elegido este tipo de sistema político no lo apruebo por lo siguinete: porque al elegirlo optaron porque los plebeyos estén mejor que los aristócratas: esta es justamente la causa por la que no lo apruebo. Pero una vez que les pareció que así debía ser, les demostrare que preservan bien su sistema político y ejecutan bien las otras cosas en las que los otros griegos creen que se equivocan. Seguir leyendo

Publicado en Ciudad Antigua, Democracia, Política | Etiquetado , , , , , , , , | Deja un comentario

La composición social de las legiones romanas

Solo los ciudadanos con plenos derechos podrían pertenecer al ejército

Los esclavos no tenían derecho a integrarse en una legión, ni lo libertos [esclavos liberados], y tampoco los desplazados; estos últimos podían llegar a ingresar a veces en esa clase de unidades, conservando sus estatus de origen: se ha confirmado un caso de ese tipo, pero parece seguir manteniendo el carácter de rareza extraordinaria. Circunstancias excepcionales y graves podían imponer el recurso a una y otra de esas categorías inferiores; normalmente, en una situación así, el responsable del dilectus [reclutamiento] debía conceder previamente la libertad a los candidatos, si era preciso y, a continuación, la ciudadanía; sólo se les enrolaba después de seguir este proceso. En efecto los legionarios deben poseer la condición de romanos de pleno derechos.

Yann Le Bohee. El ejército romano. Ed Ariel. Barcelona, 2008. p. 118-119

Publicado en Sin categoría | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

La religión griega, dioses humanizados

Al hablar de la religión griega como un sistema nacional, no debe olvidarse que cada estado poseía sus cultos especiales y rituales propios, que representan otros puntos de excepción dentro del cuadro general a que aquel sistema puede reducirse. Pero tampoco ha de olvidarse que el sentimiento de unidad religiosa se fortalecía con las grandes festivales sacros en que todos los griegos se unían para honrar a la misma divinidad, y con el culto común de los grandes oráculos, que, como Delfos, llegaron a adquirir una influencia nacional. Seguir leyendo

Publicado en Mitología, Religión | Etiquetado , , , , , , , , , , | Deja un comentario

La edad de oro: hombres y dioses

Estatua de Zeus OlímpicoZeus ocupa el trono del universo. El mundo está en orden. Los dioses han combatido, algunos han vencido. Todo lo malo ha sido expulsado del cielo etéreo, ya sea para encerrarlo en el Tártaro o para enviarlo a los mortales en la tierra. En cuanto a los hombres, ¿qué les sucede? ¿Qué son?

La historia no comienza con el origen  del mundo sino en el momento en que Zeus  es rey, es decir, el mundo divino se ha estabilizado.  Los dioses no se limitan a habitar el Olimpo, sino que conviven con los humanos  en algunos lugares de la tierra. Existe un lugar en Grecia, próximo a Corinto, una llanura llamada Mekone, donde conviven dioses y hombres. Participan de las mismas comidas, se sientan en las mismas mesas, festejan juntos.  Lo cual significa que en la convivencia de hombres y dioses cada día es una fiesta, reina la felicidad. Se come, se bebe, se ríe, se escucha a las Musas cantar la gloria de Zeus y las aventuras de los dioses. En una palabra, todo es para bien. Seguir leyendo

Publicado en Grecia, Mitología, Religión, Virtud | Etiquetado , , , , , , | Deja un comentario

El Surgimiento de la Polis

Mapa conceptual sobre el Origen de la Polis


Hizo falta tiempo, muchas circunstancias favorables en el momento en que la hierba vuelve a crecer por todas partes tras el siglo VIII, para que la ciudad consiga liberarse de su tejido campesino señorial. En realidad, todo está emergiendo de una larga crisis -económica, social, intelectual, religiosa- múltiple en su génesis y su desarrollo. La polis griega, es como un modelo que se elabora poco antes, al parecer en la Grecia asiática y que luego se extiende por todo el mundo griego. Como el amplio espacio griego es heterogéneo, evidentemente –la Magna Grecia, mucho más extensa, o es Grecia propiamente dicha- la explicación geográfica que se suele avanzar, con su oportuno determinismo, sólo tiene un valor relativo. Los factores económicos, que parecen tan decisivos, tampoco explican más que una parte, importante, es verdad, del curioso fenómeno de la ciudad. Seguir leyendo

Publicado en Economía, Polís | Etiquetado , , , , , , , , , , , , | 1 Comentario

División y Caída del Imperio

Alarico el Godo

A su muerte, Teodosio dividió el Imperio entre sus dos hijos: Arcadio, el mayor, Augusto desde 383, obtuvo Oriente; Honorio, Augusto desde el 393, Occidente. Este acto, en sí, nada tenía de innovador, ya que la división de atribuciones, de responsabilidades y de zonas de acción era cosa usual desde hacía mucho tiempo. Los contemporáneos no percibieron ninguna ruptura. Entre las dos partes imperii debía reinar una unanimidad reforzada por el papel asignado a Estilicón, tutor único impuesto por su padre a los dos jóvenes soberanos. En el plano político, la unidad era real y tanto en Constantinopla como en Milán (y, luego, en Rávena), ciudades de residencia imperial, el emperador era un príncipe cristiano cuyo poder procedía de la Providencia divina y dedicado a preservar el Estado. En ambas partes del Imperio eran similares las instituciones, tanto en los organismos centrales como en los gobiernos provinciales. Seguir leyendo

Publicado en Roma | Etiquetado , , , , , , , , | 1 Comentario

Los peligros exteriores del Imperio Romano

Mapa de las invasiones barbaras

El peligro persa se había reducido, en Oriente, gracias a las enérgicas campañas de Galerio y al restablecimiento de una frontera potente. Por otra parte, el Estado sasánida había atravesado, a comienzos del siglo, una crisis sucesoria, y, además, si bien Sapor II (310-379) había intentado llevar a cabo, desde su advenimiento, una política belicosa, enseguida tuvo que acudir a orillas del Caspio a causa de la presión bárbara. Hasta mitad de siglo, una vez conjurado ese peligro, no reinició el problema armenio. Pero el conflicto romano-persa, que retuvo, desde luego, constantemente la atención de los emperadores, no fue nunca tan aguda como lo fuera a mitad del siglo III y se manifestó en acciones en su mayoría muy locales, con excepción de la campaña persa de Juliano. Seguir leyendo

Publicado en División del Imperio, Roma | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario