Juramento Hipocrático


Hipócrates

Hipócrates, el padre de la medicina. Su juramento se recita hasta el día de hoy

Juro por Apolo, el médico y Asclepio e Higeia y Panacea y por todos los dioses y diosas, y todos los dioses y diosas que invoco como testigos, que cumpliré el siguiente juramento con mi mejor habilidad y capacidad; honraré a aquel que me ha enseñado este arte como a mis padres y le daré participación en mi vida y, si llegara a contraer deudas, lo apoyaré y equipararé sus hijos a mis hermanos y les enseñaré este arte , si tienen el deseo de aprenderlo, sin bonificación ni compromiso escrito alguno, y permitiré que en mis instrucciones,  conferencias y demás enseñanzas participen mis hijos y los de mis maestros, así como los demás discípulos del arte inscritos conmigo ligado por el juramento médico y nadie más.

Y aplicaré los principios del modo de vida, según mi mejor saber y poder para el bien de los enfermos, y nunca, en cambio para perjuicio o daño.

Tampoco administraré a nadie un medicamente que produzca la muerte, ni siquiera si se me pide, ni daré a nadie un consejo en tal sentido. Ni daré tampoco a mujer alguna un medio para la destrucción de la vida en germen. Conservaré siempre mi vida y arte limpios y puros. Tampoco operaré a pacientes de cálculos y eludiré a los individuos que ejercen tales prácticas. En cualquier casa que penetre, sólo entraré en ella para la salud del enfermo, evitando toda injusticia y daño conscientes y, en particular todo acto sexual frente a personas femeninas, y también frente a hombres, libres o esclavos.

Lo que en mi consultorio vea y oiga, o aquello de que me entere fuera de este, en el comercio con personas, que nunca deba comunicarse a otras personas, acerca de esto callaré, convencido       de que estas cosas deben mantenerse estrictamente secretas.

Y si ahora mantengo fielmente a este juramento y no lo profano, que tenga yo de mi vida y mi arte bendición, y sea respetado en todo momento por todos los hombres, pero si lo violo me hago perjuro, y me ocurra lo contrario.

Juramento Hipocrático en: Hermann Bengtson, “Griegos y Persas. El mediterráneo en la Edad Antigua”. Ed. Siglo XXI, Madrid, 2006. p. 117-118

Anuncios

Acerca de Rodrigo Pérez

Profesor de Historia UDLA Estudiante de Magister en Historia Mención Historia Universal UAI
Esta entrada fue publicada en Comportamiento, Grecia, Hipócrates, Juramento Hipocrático, Vida Cotidiana, Virtud y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s