La Atenas de Pericles


Das Zeitalter des Perikles / Foltz

El Siglo de Pericles de Foltz

Pericles, como amigo de Anaxágoras , recibió  con agrado el nuevo saber, pero parece haber tenido sus deudas acerca de su lugar en la vida pública. Parece como si lo aprobase en tanto en cuanto que algo práctico podría derivarse de ellos, pero que se resistía a la idea de que un pensador se separase de sus compañeros. Sus famosas palabras «Amamaos a la sabiduría sin afeminamientos» indican su actitud. Para él afeminamiento significaba abstención de la vida pública. Condenaba esto, mientras recibía con entusiasmo la aplicación del pensamiento a algo que ayudase a la ciudad. Puede parecer una actitud estrecha, roma, pero dictada por una sana cautela. Cuando la ciencia griega se desarrolló en siglos posteriores, insistió casi en que perseguía la ciencia sin fines prácticos. A la larga, este desprecio por las invenciones mecánicas hizo un daño inestimable al pensamiento científico. Pericles no puede haber previsto esto, pero su instinto era acertado.

La actividad intelectual de Atenas obraba a diversos niveles. En la cima estaban los hombres, a menudo no atenienses, que tenían ideas nuevas y audaces y las expresaban bajo una forma concisa y memorable. Bajo ellos estaban los divulgadores que en ocasiones pueden haber tenido ideas originales, pero que en conjunto florecían tomándolas de otros. Luego venía la masa de gente inteligente, no muy instruida para nuestros criterios modernos, pero ávida de ideas y capaz de discutirlas en su propio lenguaje no adulterado. En su mayoría se había entrenado en el viejo plan de estudios de la canción, danza y poesía. Conocían los poemas homéricos y sus mentes almacenaban leyendas dramáticas e imaginativas. Peor eran capaces de absorber nuevas ideas porque sacaban de sus vidas actuales, a partir de sus conocimientos prácticos y practicados de la agricultura y navegación, su inseguro acercamiento a los caprichos y voluntariosos dioses, su capacidad para formar teorías abarcadoras para entretenimientos tales como el atletismo y el trato social. Nuevas perspectivas, que continuamente se abrían ante ellos, en gran parte procedentes de sus provechosas explotaciones del mar, ya fuese para el comercio o la guerra, agudizaban su curiosidad. Lo que veían estimulaba su interés y les hacía plantearse preguntas. Este espíritu impaciente, inquiridor, halló su encarnación fértil en Heródoto. No era ateniense, pero apreció a Atenas como lugar donde siempre había algo nuevo que aprender. Él mismo buscó su información mediante largos viajes, especialmente por Egipto y Escitia, y asimiló la sabiduría popular tanto de los griegos como de los bárbaros. Lo presenta sin ostentación ni alboroto. No pretende ser un sabio, pero estaba extraordinariamente bien informado sobre el mundo mediterráneo. Consideró todos con alegre tolerancia, un convencimiento de que todas las cosas son posibles y que, aunque puedan sorprenderlos, no sabemos escandalizarnos de que los indios se coman a sus padres o los africanos se coman los piojos. Estuvo en Atenas exactamente después de la mitad del siglo y se relación con el círculo de Pericles. Personifica lo que la ilustración ateniense significaba para un hombre extremadamente inteligente entregado a la tarea  de llevar a cabo una historiê o indagación sobre las guerra medas, y halló que todo tipo de asuntos científicos o casi-científicos eran relevantes para su tema, aunque sólo fuese como notas marginales o apéndices.

C.M. Bowra. La Atenas de Pericles. Alianza Editorial. Madrid, 1998

Anuncios

Acerca de Rodrigo Pérez

Profesor de Historia UDLA Estudiante de Magister en Historia Mención Historia Universal UAI
Esta entrada fue publicada en Edad de Oro, Historia y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s