Res privata – res publica – imperium


Héctor Herrera Cajas, autor

Antes de iniciar esta exposición, debo dar algunas explicaciones. En primer lugar, la Historia -se sabe- recurre habitualmente a las ciencias auxiliares , lo cual no quiere decir que el historiador tenga un dominio particular en cada una de ellas. Valga esto para el uso, abuso o desuso que yo pueda hacer, en este caso, de la filología y de las ciencia jurídicas. Por otra parte, si algún mérito puede hablar en lo que presentaré a continuación, se debe, entre otras cosas, a la lectura meditada de algunos grandes autores que, desde hace algunos años, he usado constantemente en un intento por tratar de obtener la visión general y coherente de asuntos que me han preocupado por largo tiempo. En efecto, el tema que quiero proponer y que queda indicado en los tres conceptos claves de Res Privata – Res Publica – Imperium, significa recorrer toda la historia de Roma, y pretende dar respuesta a una pregunta que me he formulado hace tiempo. Esta pregunta es cómo explicarse los orígenes del mundo medieval.

He partido, pues no de un asunto que pudiéramos considerar propio del campo de los estudios romanos. Pero al querer contestar dicha pregunta, me he visto en la necesidad de hacer este gran recorrido por la historia romana para tratar de desentrañar en ella algunos elementos, o mejor dicho, descubrir un espíritu, un tono espiritual que permita llegar -en los siglos del Bajo Imperio- a una consonancia espiritual que, a primera vista resulta paradójica y que también estoy convencido, lo era par ala mayoría de los hombres de esa época por no estar en condiciones de comprenderla. E ésta, justamente, una de las tareas del historiador: entender que los contemporáneos de los acontecimientos a menudo no entienden. AL hablar de una consonancia espiritual tengo presente, por cierto, todo lo que representa el mundo primitivo de los pueblos de las grandes migraciones.

El estudio sobre ese mundo primito fue un punto de partida que he tratado de relacionar con este otro mundo primitivo que se halla en los orígenes de Roma. La actual erudición de los estudios sobre Roma ha puesto gran énfasis en el conocimiento de este mundo arcaico, porque pareciera que allí están contenidas el germen de mucha instituciones que posteriormente aparecerán durante el periodo de la República. Historiadores y filólogos, hoy día insisten en hacernos ver como formas, instituciones, pensamientos -que nosotros podemos conocer a través de los textos- no son creaciones accidentales ni espontáneas, surgidas de ese horizonte histórico, sino que, en su mayor parte, provienen del trasfondo arcaico del mundo primitivo. Aún dentro del léxico, A. Ernout sostiene que gran parte del vocabulario oficial de la lengua latina proviene de un vocabulario familiar Se trata, pues, de asignar un signo convencional al mundo de la Res Privata. Con esto, no indico que este periodo inmenso, que corresponde en gran parte al mundo de los indoeuropeos, sea positivo o negativo: sólo le asigno convencionalmente un signo. En el mundo de las Res Pública, por situaciones fáciles de comprender y que reseñaré rápidamente, esta cambia de signo y, posteriormente, en el mundo del Imperium, como “etapa histórica”, vuelve a recuperarse el signo de aquel mundo primitivo -evidentemente con modulaciones distintas-, coincidiendo con la época en que, históricamente se dan las grandes migraciones de pueblos, invasiones de pueblos primitivos que, por lo tanto, poseen aún en expresiones culturales diferentes este mismo espíritu del mundo arcaico, del mundo privado. Se da, pues entonces lo que yo llamo consonancia espiritual en la época en que se va a iniciar la Edad Media. Esa es la versión general del asunto. Sobre esto pretendo aportar algunas ideas.

 

Res Privata

Los historiadores del derecho romano reconocen que las amplias atribuciones que posee el pater familias en el mundo arcaico -lo que propiamente es el ius privatum original- van paulatinamente disminuyendo y transfiriéndose al campo de la competencia de ius publicum, al mundo de la res publica, hasta llegar un momento en que de todo ese conjunto correspondía la potestas (el poder del padre), sólo quedan reservados los llamados cuatro delitos privados, que son el furtum, la rapina, la iniuria y el damnum iniuria datum, y éstos sujetos todavía a compensación legal. todo el gran campo de la potestas del pater ha sido siendo restringido en beneficio del Estado hasta quedarle entregados esos apenas cuatro delitos. Se da pues, indudablemente un proceso que lleva hacia el establecimiento y consolidación de Res Pública. Vale la pena detenerse un momento en estas dos palabras clave: Privatus y Publicus.

A. Ernout hace notar que el adjetivo publicus podría relacionarse con pubicus. Publicus es de hecho, el adjetivo de populus no tiene adjetivo propio; nosotros decimos el pueblos, lo público, las “acciones públicas”, aunque no hay relación directa entre populus y publicus. La creación del adjetivo publicus se sugiere a partir de un pubicus que, a su vez viene de pubes, esto es, los signos corporales que marcan el paso del niñez a la pubertad. En el mundo arcaico se concede gran importancia a esta etapa y su significado ha quedado recogido en los rituales de iniciación. En ese momento, los niños dejan de pertenecer exclusivamente al ámbito familiar (la res privata) para comenzar a participar, cada vez más intensamente, en un mundo más amplio que al que ya pertenecen, porque en ellos está la posibilidad de la procreación y, a la vez el compromiso de defender al conjunto y de dar su opinión en las reuniones. Es decir, nos encontramos ya en una etapa en que las familias -que son estrictamente el mundo de lo privado- comienzan a estructurarse en sucesivas relaciones, una de las cuales posiblemente la gens. La gens sería un aglutinamiento de familias, en la que los varones -cuando llegan a la edad de poder empuñar las armas, o sea, que son púberes-, van conformando el nuevo horizonte que preludia lo que va a ser el mundo de lo público. Quede esto señalado para que nos formemos -aunque de manera muy sucinta- una idea de lo que significa, en el mundo romano de los orígenes, lo público. Valga la pena decir también como advertencia  -por cierto igualmente necesaria para muchos de ustedes- que está comprobado que los romanos, a lo largo de los siglos de su historia, fueron perdiendo muchas veces el sentido primigenio de sus instituciones, de sus rituales, de sus magistraturas y que en un momento posterior, movidos por la erudición, hicieron a veces intentos muy profundos pero a veces también un poco vanos por tratar de desentrañar el significado original de dichas instituciones o del vocabulario con el cual ellos funcionaban cotidianamente. En este momento -gracias a los estudios de la filología comparada en el vasto campo de los indoeuropeos y gracias a los estudios de la historia comparada de las religiones- estamos en ciertos casos en mejores condiciones para conocer el origen de algunos de estos términos claves, para entender la organización del mundo primitivo o , también para ver cómo se van produciendo las mencionadas traslaciones desde el mundo privado al mundo público.

En cuanto a privatus (privado), esta palabra tiene que ver con priuus (lo singular), “lo perteneciente exclusivamente a uno” y con propius (lo propio), priuus, según Ernout, vendría de “el que está adelante”, “el que está aislado del otro” (prei-u-os). Proprius habría sido -supone Ernout- formado a partir de la locución pro-priuo, es decir “a título particular”. Entonces, se ve que existe una relación directa entre lo “propio” y lo “privado”, de tal manera que el alcance de lo privado es aquello que es lo propio de alguien y, en este caso, debe lo propio ser -no tanto de la familia, que es un concepto que también merece explicarse- sino del pater.

El concepto de familia, que analizaremos ahora, posee -al menos yo lo he sentido así- un doble horizonte: uno, que es el temporal y que queda consignado en el término pater y en todo lo que en él está encerrado, y el otro,, que es un horizonte espacial y que queda consignado en el término domus (casa). Posiblemente su primera acepción es la de “cabaña”, tal como esas que nos entrega la arqueología, desenterrada en las excavaciones del Capitolio. La familia fue, entonces, ese amplísimo conjunto en el cual se encontraban los bienes muebles y los siervos -al fin y al cabo “familia” viene de famulus-famula– y en el cual han de contarse los descendientes directos, sus hijos, etc., y -esto es muy importante- los antepasados, frente a los cuales el pater oficiaba de sacerdote. Vale, pues, tener presente como el pater se resumen una serie de dimensiones que, posteriormente, va a aparecer cada vez más especializadas: el pater es sacerdote, es administrador de bienes, es el que da justicia a la familia y es el que la defiende. Una palabra, tiene él, en su mano, la totalidad de la potestas (el poder). Es interesante, también, aludir al inmenso mundo de significados que comparece cuando decimes que el pater tiene su mano este conjunto de postestates, que señalan esa dimensión sacra que , en el mundo arcaico, se encuentra en la “mano”. Por eso va originarse una importantísima familia de conceptos a partir del término manus. De ahí provienen “mando” y también “co-mando”: igualmente cuanto tiene que ver con la acción de la mano, con capio: así el mancipium, etc. Se da, pues, cantidad de acciones jurídicas que se instauran a partir del ejercicio de la mano. A partir de esta visión plástica, podríamos decir , que el romano posee lo que puede la mano: la mano bendice, la mano castiga, la mano da señales, la mano orienta…. En el mundo arcaico, todo esto parece incorporado, a una de la atribuciones fundamentales del pater.

La familia también requiere una extensión territorial, ya que exige una efectiva posesión. Ahora bien, es a partir de la conjugación de estas dos dimensiones e la familia -generacional y dominial- que lentamente van elaborándose conceptos que ofrecerán su sentido  al mundo de lo público. Lo decíamos a propósito de puber: lo podríamos igualmente señalar a propósito del conjunto de varones, que posiblemente, quedaba consignado  en el término couiria -termino reconstruido por cierto- el cual originó la curia. en la topografía romana queda constancia de varias curias, es decir, de lugares donde se reunía los hombres provenientes de distintas familias en momentos en que la necesidad exigía reuniones más amplias que la de los miembros propios de una familia. Así la curia hostilia, la curia saliorum, son ejemplos que cita F. De Francisci en su Primordia Civitatis. Es interesante recordar, finalmente, que el termino curia va a ser sinónimo de “Senado”.

Res Publica

Entre patres, ya vimos que venías por su familia, han tendido que ir cediendo ciertos atributos en beneficio de un jefe. Es así como se han presentado diferentes hipótesis para ver cómo se da esta agrupación mayor: desde el punto de vista de la familia hasta llegar a la gens o, desde el punto de vista de las casas hasta llegar al vicus o al pagus, la aldea o el campo común de pastoreo. De todas maneras, ampliaciones a partir de estos conceptos unitarios y estrictamente privados, que suponen acciones en un nuevo horizonte, son tan importante como para establecer toda una relación entre varias familias, la cual queda precisas da permanente en el nomen gentile (nombre de la gens). Así, a lo largo de la historia de Roma, varia familias se van a sentir de algún modo unidos a un antepasado común, lejano, arcaico, porque tienen el mismo nombre. Existe, pues, una organización mayor que la familia, la gens, pero en el momento en que ésa se da, se hace indispensable que aparezca alguien que mande el conjunto, es decir, que comande esta gente. Ese podría ser el primero, el princeps gentis, o podría ser el ductus o ductor, el que conduce en el sentido que, en una operación militar, indica hacia donde y en qué momento; puede ser también quien preside las celebraciones, como decíamos, el princeps; o puede serlo alguien por edad, por autoridad. Ya posiblemente, en este momento, hay elementos que permiten reconocer “más poder a una persona que a orar”. “Más” poder puede ser, justamente, la edad y otros elementos que, van  a ser recogidos por toda la elaboración clásica que se haga del concepto de auctóricas. Esta persona, que tiene más potestas que otras, comienza a presentarse, a actuar y a ser designada con un término que, en su raíz, encierra justamente este más: magis-ter, será este magister, que pasará a ser magistratus, el que instaura las “magistraturas”, y con las magistraturas ya estamos totalmente dentro del horizonte del mundo público. Hemos abandonado el mundo de la familia, donde no hay magistraturas, donde nadie compite con el poder del padre, donde él está solo. En cambio, aquí, este “más” nos señala diríamos, toda una organización en la cual una persona se adelanta como dux, se destaca y a su alrededor de esta organización mayor que es ya propia del mundo de lo público.

Podríamos igualmente señalar la relación que se da entre pater y “patricio”, y la relación existente entre senex (anciano) y senatus, para ver cómo, efectivamente, el vocabulario básico y fundamental -diríamos- del mundo público proviene del mundo privado. Pero cada una de estas traslaciones, que desde mundo privado sirven para instaurar el mundo público, cada una de estas ampliaciones en la  competencia del último va significando -como lo señalamos al comienzo- una reducción paulatina de la competencia del mundo privado hasta llegar un momento en que se constituyen, por así decir, los derechos. En un primer momento en que se constituyen, por así decir, dos derechos. En un primer momento existía sólo derecho en el mundo privado y, ahora, vamos a tener dos derechos de los cuales el mundo público supedita, casi totalmente , el derecho del mundo privado. Este sería entonces, el primer momento de una traslación y ampliación, que producirá un cambio de signo.

No podemos detenernos aquí en lo que acontece a la res pública en su expansión por el mundo mediterráneo hasta -como varios historiadores han sostenido- llegar un momento en que una organización, que había sido pensada a propósito de la ciudad, se hace ya incapaz de soportar el mundo y dando comienzo a una crisis.

 

Imperium

 

La crisis llegará a Roma cuando, como Horacio dice:

 

“¡piérdela nuestra sangre, votada a célicas iras,

Y nuevamente será imperio de fieras”

 

Parece que no hay nada, en ese momento que pueda salvar a Roma y por eso Horacio piensa, en un instante previo a su conversación, que no queda otra escapatoria sino abandonar Roma -y que a todos los hombres, los que realmente tienen aliento y sentido del futuro- deben dejar esta Roma para ir donde le Hado los quiera llevar: arribar a las Islas de Bienaventurados, para allá iniciar un nuevo ciclo, fundando otra Roma. pero nosotros sabemos que esta crisis se salvó en Roma y que Roma va a ser re-inaugurada por Augusto. Se inicia con él la nueva etapa del Imperium, término que debemos tomar con mucho cuidado, porque imperium, como “magistratura”, estaba ya presente ampliamente en el mundo de la República. pero la obra misma de Augusto y la tarea proseguida por los mejores de los Césares, va llevando, cada vez más, a reunir, otra vez, el poder en la mano de un hombre. No me quiero detener en las etapas de lo que los historiadores acostumbran llamar en Alto y Bajo imperio, sino señalar el momento que , posiblemente, se abre con Dioclesiano -por lo tanta finales del siglo III- respecto al cual se discute si sus características se deben más a influencias foráneas procedentes del mundo de los Sasánidas -por lo tanto, influencia totalmente ajena al espíritu romano- o si este momento es algo que estaba contenido, latente, en el espíritu mismo de los romanos. me inclino a pensar que estas transformaciones, que están operando en la Roma imperial, proceden de una situación germinal, que ya se dio en el mundo arcaico romano.

Vemos que, efectivamente, el Imperio comienza a revestir formas privadas; eso es lo fundamental, por ejemplo, el término domus, del que deriva dominus, e que como apelativo para los magistrados, de la época republicana, carece de sentido. Sería interesante, en una revisión de la literatura de la época republicana, ver, aun cuando fuese de manera coloquial, si alguno de los magistrados, pretores, cónsules, etc., pudiera ser designado con este término.

Dominus, deberíamos traducirlo usando dos términos: el “señor” de la “casa”: en cambio dominus va a servir en el imperio, para designar al Emperador. El término pater, que había tenido tal importancia y que, algunos momento del mundo público al tratarse del pater patriae , cobra el sentido del que hace posible que de nuevo la patria exista, todo eso va a ser cada vez más recogido y usado aquí. Pero cualquiera podría decir, que la historia no puede. Sin embargo depender de un mero juego de nomenclatura, esos términos expresan realidad profundas, que corresponden, realmente, a lo que venimos sosteniendo, o sea, que existe un cambio de signos alrededor de aquellos siglos que corren desde Augusto hasta Dioclesiano.

Examinemos cómo, efectivamente, esa realidad más profunda está presente. tendríamos por ejemplo, que ver cómo el término que designa a los que escapan totalmente a las potestad del pater, ciudadano (civis), también trae su procedencia de uno correspondiente al mundo privado, pues civis, según Ernout, se encuentra en el viejo-alto -aleman, hiwa, que significa “marido”, y que, en plural hiwiski, sirve para designar la “familia”. En Roma, el término se traslada totalmente al mundo público, y los ciudadanos, a su vez serán los que constituyen la ciudad (civitas). Nuevamente encontramos traslaciones que se dan desde el mundo de lo privado hacia el mundo de lo público. Pero lo que, en este momento, quiero destacar es que hablar de “ciudadano” en le “Imperio”, sobre todo cuando se abren los siglos del Bajo Imperio, es, gran parte, una ficción. Si bien los ciudadanos tienen como garantía personal todo un derecho, que se ha ido elaborando a lo largo de los siglos, en último término, sin embargo, el Emperador  dispone de sus bienes y a través de imposiciones que él personalmente y sin recurrir a organismos en lo que podíamos llamar su capacidad jurídica frente al Emperador. El Emperador, cada vez, actúa más sobre súbditos que sobre ciudadanos. El concepto de “súbdito” corresponde al que está sometido y describe históricamente, mucho mejor la relación que se da entre el Emperador y los romanos en los siglos III y IV, que los términos “Emperador” y “ciudadanos”, que el derecho sigue manteniendo usualmente. Es decir, que este un proceso que lentamente va imponiéndose hasta llegar a una situación en la cual la relación que se da entre el Emperador y los súbditos es, en parte significativa, imitar a la relación vigente entre el pater y los distintos miembros que componen su familia.

Pero, hay algo más. En el mundo privado, donde la guerra privada ha tenido su existencia -guerra en la que cada uno de los padres tenía que ordenar la defensa armada de su familia y de su casa- ha sido, con posterioridad, totalmente prescrita en el mundo de lo público, ya que no podría aceptarse que lo particular. La presencia de un grupo armado ajeno al Estado, a la res pública, es una conjuración y, como tal, penada por el derecho: es inaceptable que un Estado de derecho público, la presencia de lo que podríamos llamar un “ejército privado”. En cambio, este concepto de “ejército privado” comienza a introducirse, diríamos mejor, a rebotar en el mundo del Bajo Imperio: se trata de los bucellarii. Los bucellarios, en el fondo según describe una glosa, que se encuentra en el Código de Eurico, no son otra cosa sino clientes armados (“Buccellarius est cliens, qui patrono armis quasi miles privatus servit” Legum Codicis Euriciani fragmenta en M.C.II., Leges I. p. 18). Es decir, partimos de un concepto de un mundo privado, que sirven a su señor casi como ejército propio. Podría objetarse que el Código de Eurico corresponde a un corpus para los bárbaros, pero, por esos mismos años y todavía una poco antes, el año 468, igualmente los emperadores León y Artemio indicaban al prefecto del pretorio, tratando de poner atajo a una práctica que se generalizaba, lo siguiente: “Queremos que sea rehusada a todos la licencia de tener en las ciudades o en los campos soldados domésticos (buccellarios), isaurios o esclavos armados. Que si alguien sin hacer caso de estas imposiciones ordenas benéficamente por nuestra Mansedumbre, intenta tener en sus posesiones o junto a sí esclavos armados, soldados domésticos (buccellarios) o isaurios, decidimos que, después de hacerle pagar cien libras de oro, le sea aplicado el castigo más severo”, y sigue la ordenanza (c. Iust IX, 12,10).

Puede argumentarse que la situación histórica de caos y de incertidumbre que vivía el Imperio, como producto de las grandes migraciones, exigió soluciones insospechadas: pero esta solución, sólo al que no mira la historia en su conjunto le puede parecer extraordinaria: para mí sólo es el retorno a una clientela que tuvo su expresión en el mundo arcaico. De Francisci en Primordia Civitatis (pág, 185) escribe algo que, si no supiese de que se trata de una recreación del mundo arcaico, podría perfectamente imaginársele una descripción de un aspecto del mundo medieval: “El carácter señorial y caballeresco de la gens está demostrado por la existencia junto a los gentiles, a los señores, de una categorías de sujetos o vasallos, esto es, de clientes. La relación de clientela se concreta por parte del cliens en deberes de obediencia, de prestación de trabajo de obsequium, esto es, en su origen, de acompañamiento armado, hacia el patrono que podría ser, según los casos, el princeps de la gens, o el jefe de uno de los grupos familiares constituyentes de la gens: de parte del patrono, de un deber de protección y defensa del cliens“.

Es extraordinariamente interesante que el Código de Eurico se diga del buccilario que está in obsequio cuando describe la relación que se establece entre el buccellario y su señor. In obsequio significa “que está siguiendo”: por lo tanto hay un señor, el ductus, que es el que lo conduce, pero además, esta relación obsecuente significa, en el mundo arcaico y en los siglos del bajo imperio, “acompañar en armas” al patrón.

Esta relación de sometimiento por una parte, y de patronato, por otra, deriva del concepto de fides. Sabemos la importancia que en el mundo primitivo tiene la fides, la cual se traslada igualmente a la República. Este concepto, va también a ser angular en la organización del mundo medieval.

Dicho de otra manera, pareciera que estamos ante un momento en que el proceso histórico de Roma -que en algunos aspectos se ha ido empinando cada vez más hacia cimas iluminadas por los grandes valores de la cultura clásica- internamente padece la tensión y que proviene del mundo de lo “privado” y que reverdece con nuevos bríos, y el mundo de los “público” que agota sus reservas; momento en el cual lo público ya no resulta la estructura adecuada para encarar situaciones producidas por una crisis interna y, juntamente, hacer frente a la emergencia y presencia de fuerzas primitivas que, más allá o dentro del limes, representan, por ejemplo, celtas o germanos. En ese momento parece reinstaurarse un signo que corresponde al mundo arcaico y que es signo similar al que traen los bárbaros consigo. Del encuentro bajo este signo común -predominio del espíritu propio del mundo privado y no de una oposición- nace el mundo medieval.

Héctor Herrera Cajas

Anuncios

Acerca de Rodrigo Pérez

Profesor de Historia UDLA Estudiante de Magister en Historia Mención Historia Universal UAI
Esta entrada fue publicada en República, Roma y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s