La Economía romana en el Imperio y los problemas sociales.


Monedas romanas

Monedas romanas acuñadas en la Época Imperial

La mayor parte de las guerras de Roma en el extranjero durante los siglos III y II a.C. habían tenido motivos económicos: una consecuencia evidente de la victoria para determinados romanos era la obtención de más esclavos y más botín. Se produjo asimismo el consiguiente acceso (aunque a veces a través de intermediarios muy activos) a nuevas tierras, el préstamo de dinero y otros bienes en las provincias. Además colectivamente los romanos empezaron a recibir con regularidad cada año el tributo de los territorios conquistados. Todo ello empezó a partir de 210 a.C. en Sicilia, donde heredaron el sistema fiscal de los anteriores monarcas. Después de la primera década del siglo II, se impuso un tributo anual en España; los pagos se extendieron luego a Grecia, Asia Menor y el norte de África. A partir de 167, el control recientemente adquirido sobre Macedonia y sus ricas minas permitió a los romanos abolir el impuesto directo que hasta entonces se había cobrado a los ciudadanos romanos en Roma y en Italia (los impuestos indirectos siguieron vigentes). Todavía no se había implantado un único sistema fiscal uniforme en todas las provincias, pero a partir de 146 se sabe que los súbditos de Roma en el norte de África tendrían que pagar un impuesto sobre la tierra y también un impuesto sobre las personas (capitación). Estos dos impuestos se convertirían en los principales bastiones del sistema tributario romano a comienzos del Imperio: y seguían siéndolo en tiempos de Adriano.

Mapa del Imperio Romano

Esa nueva fortaleza financiera se veía confirmada por la obtención de botín y por le cobro de multas e indemnizaciones de guerra: ¿Permitirían a los romanas todas esas ganancias solventar algunas de las injusticias sociales existentes en la propia Roma? De hecho, el periodo comprendido entre 146 y 80 a.C. vería estallidos de tensiones sociales y políticas extremas tanto en Roma como en Italia. Más tarde, el historiador Salustio vería en el año 146 el comienzo de una oleada de «disturbios y motines», combinados con la corrupción. La eliminación del temor exterior que suponía Cartago (opinaba Salustio) había venido a empeorar las cosas. Conviene también recordar que el establecimiento de nuevas colonias en Italia había cesado por completo a partir de 170: los ciudadanos pobres ya no eran enviados fuera de Roma e instalados en un nuevo hogar.

Robin Lane Fox, El Mundo Clásico. Ed. Crítica. Barcelona, 2010. Pág. 609-610

Anuncios

Acerca de Rodrigo Pérez

Profesor de Historia UDLA Estudiante de Magister en Historia Mención Historia Universal UAI
Esta entrada fue publicada en Corrupción, Economía y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a La Economía romana en el Imperio y los problemas sociales.

  1. se parece un poco a lo que explicaron en clas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s